sábado, 18 de octubre de 2014

En la base de Machu Pichu

Aguas calientes, 17 de octubre de 2014

Nuestro último día de Camino Inca fue bastante más tranquilo y menos sufrido que los anteriores. A las 6 estábamos en pie, pero hasta casi las 11 no empezamos el trekking ya que un grupo de nuestros compañeros tenían una actividad de tirolina.



Mientras los esperábamos decidimos bajar al río, pero no tardamos mucho en subir porque los mosquitos se estaban poniendo las botas con nosotros. En el camino de vuelta a Javi le entró un apretón y tuvo que soltar lastre en el campo, su primera vez al aire libre y muy cerca de donde se hacía la tirolina. Tuvo suerte que yo llevaba el papel higiénico en el bolso. De vuelta a Santa Teresa por una vez nos relajamos y descansamos hasta las 11. En Santa Teresa no hay mucho más que hacer.



Una vez que el grupo estábamos reunidos de nuevo, cogimos una furgoneta durante un trayecto de media hora por una carretera terrible con el río bajo nosotros. Cuando nuestra furgoneta se cruzaba con un coche ambos tenían que maniobrar e ir a una zona más ancha para poder pasar. Al estar la hidroeléctrica ahí, por el camino había dos enormes saltos de agua artificiales y muy espectaculares.




Por fin pasamos nuestro primer control para acceder a Machu Pichu. En vez de coger la vía rápida a aguas calientes que no es más de media hora, fuimos por las vías del tren durante unas tres horas, eso sí con parada para comer. El paisaje era casi selvático, con palmeras y cascadas e incluso nos llovió ligeramente en el camino.



Al fondo en todo momento, la montaña de Machu Pichu. Partida por la mitad, uno de los caminos incas que mañana podremos ver en directo. En lo alto de la montaña se podían ver ya algunas de las construcciones de la ciudad sagrada.



Cruzamos varias veces puentes sobre el río, nos apartamos de las vías del tren cuando pasaba y poco a poco íbamos girando alrededor de la montaña hasta llegar a la entrada del pueblo de Machu Pichu. Este lugar es totalmente turístico, el pueblo es limpio y ordenado, todo son hospedajes, hoteles y restaurantes para los turistas. Todos ellos ofertan wifi junto a sus platos y sus precios son tremendamente altos. 



Nada más llegar al hostel, lo primero que hicimos fue ir al mercado local para comprar algunas cosas para comer mañana una vez que subamos a Machu Pichu, ya que cuesta una hora subir y otra hora bajar. El mercado de abastos era más barato y por algo menos de diez euros compramos para hacer sándwiches para comer y cenar, algo de fruta, agua y galletas.



Acto seguido fuimos a buscar wifi en algún bar cercano para poder dar señales de vida después de 3 días incomunicados. Nos cobraron por una cerveza pequeña y una coca cola 22 soles, unos 6 euros. Aquí en el pueblo de Machu Pichu por la noche refresca, así que antes de cenar fuimos al hostel a por una chaqueta. La cena fue excelente, podíamos elegir qué queríamos comer de entre varios platos. No teníamos sólo sopa de vegetales de primero y arroz blanco con algo de segundo, que ha sido nuestra dieta estos días.



Nuestros compañeros de viaje durante el camino inca han sido geniales, siempre recordaremos a Marta, la chica española de San Sebastián, los franceses Jean Charles y Ben, Mihaila de Israel, Macanna, Olivia y Lisa, las jóvenes americanas, Ile de Sydney y Ania, su hermana y su cuñado, los polacos que viven en Nueva York. Nos lo hemos pasado genial con ellos.



Después de la cena nos dieron por fin nuestros tickets para Machu Pichu personales. Todos van con su nombre y número de pasaporte y son intrasferibles. La entrada a Machu Pichu está limitada a 2000 personas por día y al monte WaynaPichu a tan sólo 200. El precio la entrada es muy caro, 150 soles, unos 50 dólares. El tren de vuelta que cogeremos mañana también es bastante caro, 61 dólares. Nuestro Inka Trail fueron 235 dólares con todo incluido, por lo que la relación calidad precio está genial. Unos 90 euros cuatro días de trekking con todos los alojamientos y comidas incluidas. Lokitravel es la agencia que lo oferta y aunque no es apto para todo el mundo, sí es muy recomendable si se quiere un poco de aventura y no se es muy especial a la hora de dormir o comer.



También nos dieron las reglas que hay que seguir allí: está prohibido comer, saltar para hacerse fotos y también hacerse fotos desnudo. Todo Machu Pichu al parecer está lleno de Rangers y cámaras para vigilar el cumplimento de las normas. Para los peruanos Machu Pichu es un lugar sagrado, símbolo de su cultura y herencia y como tanto piden respeto a ello. Son gente muy orgullosa de su país.



El camino para llegar a las faldas de Machu Pichu no ha sido fácil. Han sido tres días de bicicleta y trekking hasta estar aquí. Las picaduras de los jejenes han ido en aumento, yo tendré unas 100 en total por el cuerpo, pero estoy convencido que mañana cuando me levante a las 4 de la mañana y comience mi último trekking de 2 horas todo se pasará y merecerá la pena.



Estoy nervioso y emocionado, deseando subir y poder verlo con mis propios ojos, disfrutar de una de las 7 nuevas maravillas del mundo. Estos días en el trekking he pensado mucho en alguna gente que me gustaría que hubiera estado y disfrutado aquí conmigo mañana: Patri, que hasta el último momento quiso venir y por trabajo no pudo pese a ser uno de sus viajes más deseados, Mabel y Encarna, que son dos de mis compañeras de viaje más asiduas, Mary y Nacho, que finalmente no pudieron venir con nosotros, Dani, que he abandonado durante 15 días por vivir esta aventura y por supuesto Diana, mi pequeña que lleva casi un año ya en Chile con la que he viajado por medio mundo y con la que he vivido tantísimas cosas en tantos lugares diferentes. Hay muchos más, muchos amigos y compañeros de viaje, pero sé que estas personas por una razón o por otra hubieran disfrutado al máximo Machu Pichu.



Todo gran viaje comienza con un paso. Nosotros ya llevamos unos cuantos dados durante estos días, pero mañana a las 4 de la mañana, comenzaremos el ascenso a un sueño que por fin se cumplirá. Intentaré dormir con los nervios. Buenas noches!

1 comentario:

  1. Me ha encantado el blog y compartir vuestra aventura.

    ResponderEliminar